Los 10 mandamientos del falso Steve Jobs

Resulta que hay un tío que se dedica a parodiar a Steve Jobs y ha recopilado estas perlas del anti-management. Por desgracia, ¿quien de vosotros no se ha encontrado alguna en su trabajo?

  1. Nunca permitas a la gente saber cual es su lugar. Deja que se hagan suposiciones. Mantenles atemorizados. De lo contrario se vuelven complacientes. La creatividad nace del miedo. Piensa en un pintor… se morirá de hambre si no hace su trabajo… Lo mismo pasa con la gente de Apple y Pixar. Vienen a trabajar cada día sabiendo que podría ser el último… trabajan como negros; creeme.
  2. No contrates a la mejor gente. Puedes contratar a alguien mientras les tengas acojonados… Observa la porquería de coches que hacen en Detroit, donde no despiden a nadie. Comparalo con las cosas que hacen en los talleres vietnamitas… No podemos poner en riesgo -literalmente- las vidas de nuestros empleados, pero nunca podríamos haber hecho OS X tan confiable si nuestros ingenieros no creyeran que cada vez que aparece un bug alguno va a ser asesinado.
  3. Asciende sólo a los estúpidos. Pero no a cualquier estúpido. Tienes que encontrar el tipo concreto de estúpido que en realidad se crea que es super brillante. Son unos ejecutivos fantásticos e increiblemente fáciles de manipular. Es fácil localizarlos. Los consultores de McKinsey son candidatos preferenciales.
  4. Nunca le digas a la gente lo que se espera de ellos. Colócales el listón imposiblemente alto, pero -y aquí está el truco- no les digas cual es. Y despídeles si se quedan cortos. ¿Sabes lo que provoca eso en la gente? Les vuelve locos… Los locos son más creativos. Y más productivos. Todos los psicólogos del mundo lo saben.
  5. Un directivo debe ser inconsistente e impredecible. Sé aleatorio. Algún día di que algo es fantástico y quien lo hizo es un genio. Al día siguiente di que es una porquería, y él un patán. Observa como trabajará el tipo ahora, tratando de impresionarte.
  6. No alabes. Nunca. Los gurús del management también recomiendan recompensar el rendimiento…. No estoy de acuerdo… Empieza a alabar a la gente y en breve empezarán a pensar que son tan listos como tú. No puedes permitirte esto. Todos los empleados deben saber en todo momento que tú eres mejor en todos los sentidos que ellos. La crítica repetida de la manera más humillante es la manera de conseguirlo.
  7. Manten los espíritus de la gente rotos. Despide a la gente regularmente sin razón alguna. Pierde los nervios, grítales, insúltales, y luego despídeles. O mejor, no les despidas. Deja que se crean que han sobrevivido durante unos días. Entonces, cuando se hayan relajado, llámales y despídeles.
  8. Enrabiétate. Una táctica que sólo deberías utilizar en circunstancias extremas… literalmente llora, grita y arrástrate por el suelo como un niño de tres años… Funciona porque la gente se impresiona al ver a un adulto llorando y gritando. Harán cualquier cosa para hacer que pares. Brillante.
  9. No hables a los empleados en los ascensores. Yo me subo al ascensor… sonrío y digo hola… A veces los empleados hablan entre ellos, lo que no me incluye a mi. Así que me espero a llegar a mi planta y entonces, mientras la puerta se abre, me doy la vuelta y digo: “lo que acabas de decir está completamente equivocado. No sabes de lo que hablas. Por favor ve a recoger tus cosas…”
  10. Empieza con la campaña de publicidad. Parte de lo que hace a Apple diferente -y sí, mejor- es la manera en la que creamos productos. No empezamos con el producto en sí. Empezamos con los anuncios. Nos pasamos meses sólo con el anuncio… Todos los demás empiezan con el producto. Por eso la mayor parte de la publicidad apesta. En Apple… si no se nos ocurre un buen anuncio, probablemente no lancemos el producto.

Via alt1040 | Texto original (en inglés) | Traducido por DiarioIP

Anuncios