¿Problemas para Smart en EEUU?

Hace poco que ha empezado a venderse el nuevo Smart Fortwo al otro lado del charco, y los estadounidenses, acostumbrados a sus enormes SUVs y coches enormes se cuestionan la seguridad del pequeño de Mercedes. ¿Conseguirá Smart convencer al mercado norteamericano y rentabilizar así esta marca que presenta pérdidas desde su inicio?

Smart ha apostado todo o nada con el último Fortwo, ha adaptado su pulga de diseño para poder comercializarlo en EEUU, con el fin de sacar de pérdidas a la marca. Pero parece ser que los 20 cm que ha crecido el Fortwo no son suficientes para enamorar al mercado estadounidense, acostumbrado a Hammers y en general, despreocupado por el consumo. El gran problema al que se enfrenta ahora la marca es convencerles de que este pequeño es seguro como el que más para conseguir las ventas que tanto necesita.

Pero parece que no lo van a tener fácil, titulares como “¿Es el Smart un peligro?” o “El pequeño Smart se enfrenta a problemas de seguridad” acompañan el lanzamiento del nuevo Fortwo. Según este artículo, el Smart no ha pasado los tests de seguridad de EEUU y las 3 estrellas Euroncap que consiguió el modelo del 2000 (el nuevo modelo será sometido al test euroncap este año y está previsto que obtenga 4 estrellas) les parecen insuficientes.

Smart, cuyas pérdidas ascienden a más de 4.000 millones de euros probó a ampliar la gama de vehículos con el deportivo (roadster) y 4 plazas (forfour) que no han hecho más que incrementar las pérdidas, lo cual ha provocado que se vuelva a la idea original del pequeño de dos plazas pero adaptandolo para pasar las pruebas de choque de EEUU y conseguir las ventas que les proporcionen, al fin, beneficios.

Anuncios