Los 10 mitos sobre negocios

Me ha encantado este post que en realidad es una interpretacion del original en ingles y que habla de las ideas erroneas sobre los negocios. Copio y pego el post porque creo que no se puede mejorar 🙂

Mito 1: Una idea brillante te hará rico.
Yo oigo más o menos una idea brillante de alguien cada semana, en serio, y no conozco tantos millonarios. El contra-ejemplo más claro de este mito es Microsoft, que se ha forrado a pesar de que probablemente no ha tenido ni una sola idea brillante en toda su historia corporativa.

Mito 2: Si fabricas algo mejor la gente lo comprará.
La gente compra aquello que le venden y le recomiendan. Que el producto sea superior no sirve para nada si no se comercializa bien.

Mito 3: Alguien te robará la idea si no la proteges.
La realidad es que nadie apostará ni un céntimo por tu idea hasta que no se haya demostrado realmente que funciona.

Mito 4: Lo que pienses importa.
No importa que tu pienses que tienes una buena idea, lo único que importa es lo que piensen tus clientes.

Mito 5: Los modelos financieros son engañosos.
Probablemente el error más frecuente es pensar algo como “Gartner dice que el mercado glogal del producto X son 20.000 millones de dólares, si tan sólo capturamos un 2% de dicho mercado, nos forramos”. Ron cita Dwight Eisenhower para poner en evidencia lo erróneo de este razonamiento: “los planes son inútiles, pero la planificación es indispensable”.

Mito 6: Lo que sabes es más importante que a quien conoces.
Lo que sabes tu lo saben al menos varios millones de personas en el mundo. Si quieres ganar dinero, mejor preocúpate de lo abultado que sea tu clasificador de tarjetas de visita.

Mito 7: Un doctorado marca una diferencia.
Un doctorado sólo implica que no eres tonto de capirote. En la práctica existe una correlación negativa entre los doctorados y el éxito en los negocios.

Mito 8: Se necesitan 5 millones para iniciar el negocio.
La mejor financiación es la que viene de los clientes, no de los inversores. Si tu producto tiene suficiente demanda, que es lo único que importa, probablemente encontrarás clientes dispuestos a comprarlo en una fase muy temprana de su desarrollo, financiando los costes de I+D.

Mito 9: La idea es lo más importante del plan de negocio.
Como ya se comentó en el punto #1, la idea no importa un pimiento.
Ron habla de lo que piensen los clientes, del mercado, el equipo y los riesgos.
Yo lo resumiría en lo siguiente: sólo importa cuánto dinero hay que poner, cuándo se recupera la inversión y qué probabilidad hay de recuperarla con pingüe beneficio.

Mito 10: Es bueno que no haya competencia.
Si no hay competencia es porque no hay mercado. Los buenos negocios siempre tienen competencia. Si ves entrar un competidor, alégrate, eso significa que elegiste bien tu nicho de mercado.
Sobre esto yo tengo mi propia regla empírica para montar un negocio: compra unas cuantas revistas del sector que quieras durante unos meses, recorta la publicidad que se repita sistemáticamente, luego monta un negocio igual que el anunciado, nadie se anuncia una y otra vez si no está consiguiendo buenas ventas.

(via Pastilla roja)

Anuncios

3 comentarios sobre “Los 10 mitos sobre negocios

  1. JOR! no me resisto a comentar que tengo un ejemplo “macanudo” para el mito 2:
    El commodore AMIGA era el recopón! el mejor ordenador que ha caido en las manos de este zumbao… pero los inútiles de Commodore no supieron/quisieron comercializarlo y no fueron capaces de ponerle en el sitio que merecía.
    Una pena que aún nos “escuece” a algunos, especialmente a los abogados de “pleitos pobres” y soñadores en general…

  2. Estoy de acuerdo en todas..pero no creo que se puidera a aplicar a rajatabla tu regla empirica ( y la nueve) ya que si fuera asi nadie inventaria nada innovador solos habria copias no crees?.que no es lo unico en que enfocarse como bien dices eso si .Una idea bien trabajada y planeada es lo mejor creo yo

    Saluods

  3. Oye, nunca había leído algo parecido, pero la experiencia me lo confirma. Soy de los que alguna vez han encontrado una idea que creían única, original e innovadora en otra parte, fuera de mi cabeza, y el primer impulso fue: coño, ¿quién se ha enterado de mi idea? ¿Cómo se han atrevido a copiar mi idea de forma tan descarada? Seguro que Fulanito, a quien se la había contado, se ha ido de la lengua.
    Bien, las ideas no valen una mierda si no se dan tres componentes esenciales:
    1.- Saber venderla
    2.- Ponerla en práctica
    3.- Hacer los dos primeros lo suficientemente rápido para que otro no te la pise.

    Un buen ejemplo es Nicolás Tesla y la Westinghouse, con los principios del motor de corriente alterna. Tesla era un genio, pero incapaz de llevar sus brillantísimas ideas y elaborados cálculos a la práctica (sólo le interesaba, al parecer, tener ideas). Westinghouse tomó nota de lo que Tesla había inventado, y reunió los medios suficientes para llevarlo a la práctica. Resultado: ¿alguien sabe quién era Tesla?¿Cuánta gente no ha oído hablar de White Westinghouse en España, la marca de electrodomésticos? Pues en el mundo, él fue quién utilizó por primera vez los generadores de alterna. Y se forró.

Los comentarios están cerrados.