Adiós a los pingüinos, hola a los pitufos…

Ayer me despedí de los pingüinos, se fueron con la nevera vieja ya que mi casero ha decidido ponerme electrodomésticos nuevos.

“En el fondo tiene corazón” pensé, hasta que abrí la nevera y me encontré dentro una plantación de champiñones y hongos donde hasta vivían pitufos. Yo esperando encontrarme los típicos plásticos y corchos de embalaje y lo que me encuentro es que me ha comprado unos electrodomésticos de segunda mano.

Bueno, estoy segura que lo hace por mi bien, los pingüinos le deben de haber hablado de mi adicción a las patatas de bolsa y mi casero pensó que pasarme la noche limpiando la nevera y la lavadora me ayudaría a quemar algunas calorías. Si es que es mas majete… Entendido. No mas patatas.

Anuncios